Categoría:

No nací para abanderada

Sé que en cada casa se cuecen habas, ha sido y es tema ineludible con mis amigas a lo largo de nuestra vida adulta. Cada uno carga su joroba. Yo he sido fruto de las contradicciones de la educación que recibí: por un lado una casa intelectual, un celo feroz por el conocimiento y la duda, por la curiosidad y el saber; y luego viene mi padre…

Publicado en:

Balada para Lev

Lev arrastra su carrito por los pasillos vacíos. Es una hermosa mañana de sábado soleado y la luz invade por las enormes paredes-ventanales a las salas gigantescas y en un sonado silencio. Durante la semana…

Publicado en:

Mascarada

No se rían, aunque pelado y barrigón en mis veintitantos años tenía un excelente estado físico. Aunque no me crean, pasé los exámenes y me aceptaron entonces en uno de los ensambles de danza moderna más exigentes del mundo: el “laboratorio de Danza Experimental” del afamado coreógrafo y bailarín Jean-Luc Foisson.

Publicado en:

El frío purifica

¡Qué maravilla las olas rugientes del invierno! Y no hay como ver el mar en tormenta, bajo la lluvia y los relámpagos, para calmar el volcán que llevo dentro. El frío muerde la carne, los huesos, penetra a través de la arena mojada…

Publicado en:

La última reunión de instrucciones

Muchas cosas inolvidables nos pasaron en esos meses interminables y terribles en el puesto fortificado de «Reijan» (tan floral: en hebreo significa albahaca). También estuvimos cuatro meses en el fortín «Zapallo» el año pasado, pero “Reijan” ganó el sobrenombre popular de «el Fortín de la Muerte»…

Publicado en:

Alla Calabresa

En mi calle de infancia la mayoría de las casas eran de una planta y los vecinos se conocían. Luego comenzaron las torres a elevarse a costa de árboles y baldíos, y se llenó la calle de caras y seres anónimos. De esas casas bajas y conventillos aprendí…

Publicado en:

El tardío Día del Perdón

No comprendo a la genética, pero debo aceptar lo innegable: aunque no la haya elegido, mi madre es mi madre. Pero, todo bien: sé que este aprecio es mutuo. Mi hermana mayor siempre supo ser astutamente servil y halagadora, y mi hermana menor en su ingenuidad fue su saco de boxeo y cesto de desperdicios. Yo jamás tuve nervio para humillaciones…

Publicado en:

THE END

Mi relación con Yotam fue desde siempre de atracción y simpatía mutua.

Era primo de mi primera esposa y dos de mis hijos coincidían en edad con sus entonces dos únicos hijos. Vivía lejos, en un asentamiento comunitario y muy exclusivo de la Galilea…

Publicado en: