Visitas: 116
2 0
Tiempo de lectura:54 Segundos

Por Patricia Winer

-No te asustes si encontrás un trozo de oreja  en la nieve –me alertó  un compañero.

Sonreí ante la advertencia.  Será un bautismo para inmigrantes, pensé.

Salí con prisa antes de entrar en la otra fábrica.  En Canadá, siempre era de noche.

-¿Tenés frío? –me pregunté a mi misma.

-No –respondí apresurando el paso.

Una se acostumbra.  Al paisaje albino, a las pausas prolongadas del silencio y a la eternidad con que la nieve se muestra, sin sospechar que podríamos ser lava de volcán.

Algo de repente aletargó mi marcha.  Un frío que de verdad, ardió en mis entrañas:  el de la piel de las caricias que se extrañan, el del vacío que invaden las ausencias, el frío del idioma que se entiende sin comprender, la avalancha de abrazos postergados.

Entré a la fábrica. Toqué mi oreja derecha y me quité la escarcha. 

-¿Estás bien? –me preguntó otra limpiadora latina.

-¿A vos no te emociona la nieve? –repliqué-.  Y comencé a limpiar. 

Acerca del Autor

Patricia Winer

Patricia Winer (Buenos Aires, 1971) Poetisa de alma y escritora en ciernes. Diplomada como Contadora Pública Nacional, su balance arroja un cero en el stock de rencores, una columna de besos morosos y un haber de abrazos pendientes. Su piel sigue sudando rebeldía. Se instaló en la piel de una inmigrante. Es siempre pasajera en trance. Vive a orillas del Mediterráneo y naufraga entre las letras. Adora leer, bailar y los buenos vinos. Odia las despedidas y nada le molesta más que una noche perdida… Sabe que si no sueña no le queda nada y si se le acaba el mundo, lo volvería a escribir…
Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *