Visitas: 116
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 3 Segundos

Varias veces al día doy una vuelta por la placita.
Después entro al super y compro alguna cosa.
A las ocho y cuarto compro el pan.
La empleada me sonríe y me dice – ¡Buen día, señor! ¿Solo esto lleva?
Le sonrío, pago y salgo.

A las nueve y veinticinco compro manteca y un tarro de dulce de leche.
La empleada me mira con curiosidad, yo le sonrío y le digo: 
-Bueno, me voy a desayunar.

A las once menos veinte entro a comprar cigarrillos, la empleada me mira y me dice: 
-¿El cigarrillo después del café?
Doce y cuarto, no sé que comprar. 
Veo una oferta de pañales y me llevo un paquete.
-¿Para su nieto? – me pregunta la empleada.
Siento como si me hubieran descubierto robando algo.

La empleada me sugiere que haga una lista y compre todo de una sola vez, 
o que pida que me lo manden a casa.

Le sonrío, pago y le agradezco. 
Ella no sabe que voy… porque espero encontrarte.

Más textos del Dr. Roberto Mitelpunkt: robmit@netvision.net.il

Accede al libro de su autoría (en hebreo) «Sobre ranas, princesas y terapeutas» en este enlace https://www.hebpsy.net/articles.asp?id=2591

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *