Visitas: 137
0 0
Tiempo de lectura:2 Minutos, 24 Segundos

Por Nelson Gilboa

Había planeado hacer un asado el fin de semana en el parque y el día anterior, compré una buena porción de asado y achuras, que alcanzaría para dos familias. Preparé el chimichurri y el brasero… estaba listo.

Yo me jactaba ante mi compañero de trabajo -Guideon- de cómo los latinos sabemos hacer un asado. Sin quemarlo, ni arrebatarlo.

Se trata de un arte innato qué trae incorporado cada bebé que nace en el Rio de la Plata, igual que la pelota o el mate amargo.  «Piece of cake», que en español, se traduciría «es una papa» asarlo.

Para darle más vuelo a mis palabras, le expliqué que lo primero que se construye de una casa, es el parrillero… que suele ser una prolongación de la cocina. Un feudo exclusivo, patriarcal, donde mandan solo los varones. A las mujeres solo les está permitido limpiar o acarrear leña.

Ese sábado entonces, estaba todo dispuesto para el banquete en el cual me iba a lucir debajo de algún árbol adecuado en el parque.

Pero como diría Inodoro Pereira: “Usted sabe Mendieta, parece cosa de Mandinga” el destino artero me jugó una mala pasada:  un día antes, anunciaron * jamsin -una palabra en idioma árabe- que para los hispanos parlantes significa “una fucking tormenta de arena”, con temperaturas de horno superiores a los cuarenta y cinco grados y escasa humedad, que cuando respirás, te parece que el peluquero descuidado respondiendo al celular, te mete el secador de pelos en la ñata.

 “Menudencias climáticas de Israel” Mendieta, que un toro en rodeo ajeno como yo no dominaba. Más en aquellos años míos de inmigrante, en los que todavía se sabe muy poco del país … ¿Como podía yo entender lo que es “jamsin”?  Quedé solo en ruedo, sin nadie que me apadrinara.

Prendí fuego debajo de un pino, que por puro solidario no tardó en ser parte del brasero, transformándose en una antorcha descomunal que pronto se propagó por la pinocha del suelo y de esta de árbol a árbol. Casi no me da tiempo a rajar, subí de apuro a la familia al coche con las chancletas chamuscadas y Guideon hizo lo mismo con la suya.

Huímos de aquel parque que pasó a mejor vida, contentos de salvar el pellejo sin asar todavía. Atrás deje el infierno que armé.

Ese día Mendieta, las dos familias comieron sándwich de atún, que improvisó mi mujer… y el «Taura» metió violín en bolsa y no abrió más la boca.

Guideon, muerto de hambre mientras mordisqueaba una pita untada con humus, me preguntaba con picardía maligna: ¿Se necesitaba «tanta madera» para hacer un asado?

No contesté mal por esa delicadeza latina…

Qué falta de respeto en esta tierra sacra… no solo Juan te bautiza.

* Jamsin conocido más formalmente como Sharav, «viento del este». Con altas temperaturas y baja humedad, alrededor del 5%.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *