Visitas: 110
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 30 Segundos

La normalidad cotidiana genera una ilusión de control  virtual.

Cuando la nueva “normalidad” se nos presente, tal vez estaremos muy cerca de ser esclavos. Ya perdimos nuestra libertad, encerrados por tiempo indeterminado.  El hermano mayor nos vigila, no permiten reuniones ni conciertos, los abrazos y besos son imaginarios.  Decretan imposiciones por “un bien común” sabiendo que somos espectadores pasivos en estado de shock.  En un futuro cercano, nos exigirán un carnet de salud para movernos, donde se reúnan más de tres o cuatro personas. Lo exigirán… perdimos la libertad que conocíamos y el anonimato, aunque no seamos famosos.

Acostumbrados a un sistema que te obliga a trabajar, a rendir, hoy nos incitan a la inactividad so pena de sanción.  Esta nueva realidad es un oximoron económico, el suicidio del paradigma del consumismo… No puede durar mucho. Decretaron que esto es una “guerra” y no una pandemia viral.

Si hablamos de guerra mandaremos al frente a nuestros abuelos, soldados anónimos -“carne de cañón”- batalla que enfrentan desarmados, en una contienda desigual. Abandonados, sin hijos ni nietos que los consuelen. Marchan en féretro sin cortejo, se van con sus recuerdos, sin reproches, tristes y apestados. Ni una foto en el diario los recuerda.  Mejor así, si no nos enteramos, no sufrimos. Ahora son números, gráficas logarítmicas exponenciales,  ayer forjaron la historia, hoy son anónimos corderos  enviados  al sacrificio, víctimas para alimentar al “santuario liberal» y garantizar capitales del sistema existente.

Son tiempos de incertidumbre y frustraciones aunque estemos disfrutando de un descanso forzado. Pero no se confundan, esto no es una guerra ni el virus es un enemigo.

A  lo sumo un soldado viral… con una misión que cumplir.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *