Visitas: 33
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 0 Segundos

No hay mas liberación que comerse un helado sin cargos de conciencia.
Vaya usted y explíquele a un religioso judío -por ejemplo- que usted no siente el menor remordimiento cuando se esta comiendo unos ricos camarones, o que unos trocitos de tocino en cualquier salsa mejoran 100% la sazón.

Sin embargo, comerme un helado de tres bolas en un cono es catalizar el apocalipsis.
Sentir que todos te ven y dicen, huuuy las calorías que se esta metiendo, si sigue así va ha salir rodando.
Pobre, no sabe el daño que se está haciendo.

Esa eterna lucha que tenemos desde niñas por cuidar la figura y si eres venezolana, donde el Miss Venezuela es una institución, no tener medidas, 90-60-90 es casi como ser un ser incompleto. Hasta que un día escuchas una canción, que te hace reflexionar:

«No es un mandamiento
ser la diva del momento…
Mira la esencia, no las apariencias…
90-60-90 suman 240 y eso es
lo que hay que tener en cuenta».

De todos modos, no conviene liberarse en demasía. Una diabetes puede ser bien peligrosa… 

Nota: El estuche, es una canción de la agrupación colombiana «Aterciopelados» (año 1998)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *