Visitas: 53
0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 31 Segundos

Por Abel Katz

Haifa, 16 de Mayo de 2063

Mientras camino al Centro de Convenciones, donde los partidos expondrán sus propuestas de campaña, admiro la enorme sombra que dan estos viejos árboles que flanquean el corredor peatonal, y pienso en todos los avances que ha tenido esta administración. Y a pesar que mi corazón está con Google, quisiera tomar una decisión racional y enumeraré los argumentos como si tuviera que exponerlos a alguien.

En primer lugar, me agrada que el gobierno haya eliminado las fronteras
Segundo: eliminó las aduanas
Tercero: unificó una sola moneda mundial.
Estas fueron medidas adoptadas por la Unión Europea en su momento y Google las aplicó a nivel global.

Cuarto: fijó un salario mínimo similar para todos los países, para evitar la migración por falta de oportunidades.

En mi imaginación, mis amigos derechistas -como ellos se autodenominan- interrumpen mi exposición:

Zury opina:
-Si, Google cumplió el sueño de Lenin y Stalin, un mundo sin fronteras con un solo dictador que te espía con la cámara de tu teléfono y controla a la media y a la gente. Todos ganan lo mismo sin importar su esfuerzo o su educación. Pinches zurdos hace siglo y medio hicieron su revolución socialista en Europa del este para destruirla y ahora regresan para acabar con el mundo. Y no nos hagamos pendejos, todos estos cambios los hizo Google para beneficiar a su a su red de túneles de distribución, por los problemas de aduanas y aranceles que le imponían los gobiernos.

Pero Zury — indico — A ti te ha beneficiado el Google*Senduct, ahora mandas tus productos para construcción a todo el mundo por unos cuantos centavos y tu negocio ha crecido.

-Ese no es el punto, -responde-. El punto es que controlan todo y si un CEO enfermo llega a gobernar, puede eliminar cualquier libertad o exterminar a quien sea y no hay a donde huir. Ustedes los ashkenazitas son muy pendejos para escaparse y todavía
no entienden. Además… ¿en que me ha beneficiado? Yo tengo que pagar un salario por los robots que compré para ser competitivo, para que ese dinero se lo den a unos huevones desempleados que se la pasan jugando video juegos.

Ese es el quinto punto que esta administración hizo bien: cobrar un impuesto por utilizar robots que es equivalente a medio salario mínimo, y este fondo sirve para dar seguro de desempleo a la gente que han desplazado los robots y la inteligencia artificial.

Como respuesta a Zury, le digo: — Esa es otra buena medida, el impuesto a los robots y a la inteligencia artificial. Imagínate el caos que sería con un veinte por ciento de desempleados.

Marcelo interviene y aclara:
-No seas boludo Zury, Ese impuesto por los robots que compraste es deducible del costo, y pagás al gobierno cuando la suma de los salarios exceda el costo de los robots, pero ahora tu fábrica produce con dos robots lo que hacían ocho obreros… ¿y qué preferías? ¿Que muriesen de hambre los empleados que despediste?

-No, pero me encabrona que uno se está chingando para sacar el negocio adelante y los pendejos se la pasan rascándose los huevos y cuando me los he encontrado se burlan de mí. Y eso lo provoca este pinche gobierno socialista, que no da estímulos a los emprendedores y premia a los huevones. Además, tampoco mis ganancias se multiplicaron cuatro veces, porque el sistema fija un precio de venta. Otra genial idea socialista…

Marcelo vuelve a aclarar:
-No es que el precio lo fije el gobierno, el sistema te lo sugiere, porque la información es transparente y todos ven los precios de tus competidores.

-A fin de cuentas es lo mismo, eres una abejita trabajando para que el panal funcione bien. ¿Dónde quedó la negociación, el regateo y el trato humano?

Al llegar al centro de convenciones me deslumbra tanta algarabía y me siento como cuando fui a mi primera feria de computación siendo un adolescente, con edecanes y asesores que te explican las ventajas de la nueva versión del WRP y los cambios que se propone efectuar cada una de las empresas. Pasaré el día en el auditorio, conociendo los planes de cada grupo y discutiendo con asesores y votantes sobre las propuestas.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *