Visitas: 107
0 0
Tiempo de lectura:59 Segundos

Por Bertha Linker

Nací en el trópico, allá el frio y los cambios de temporada son eventos totalmente desconocidos.

Llegué a Israel en enero y conocí a mis primeras amigas argentinas, ellas si sabían de temporadas y me enseñaron a vestirme para el invierno «por capas» como una cebolla.

Yael, de Buenos Aires, me dijo fíjate, nosotros no venimos de un país tropical pero llegamos a Israel después de estar con el calor veraniego de Buenos Aires… ¿Verano en enero? Ese fue mi segundo descubrimiento climático: que las temporadas en el cono sur son contrarias a las tradicionales imágenes de Santa Klaus en diciembre.

         Después conocí a Tommy, de Rumania.  

El siempre refunfuñaba con la histeria colectiva que se desataba en Jerusalén si anunciaban que iba a nevar: en Rumania vas a la escuela con nieve hasta las rodillas y ruegas que no te caiga en la cabeza la nieve que se acumuló en algún techo. Moshe, el conserje de la residencia, oyó a Tommy y le dijo: no es histeria, es trauma, tú porque no sabes lo que pasó en Jerusalén en la Nevada del 67…

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *