Visitas: 112
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 0 Segundos

Las ideas aparecen, zumban alrededor de nuestro cerebro durante semanas. La historia está ahí latente,
pero por algún motivo, no la liberamos. El aguijón recolectó el polen pero aún falta mucho trabajo laborioso para llegar a las mieles literarias. ¿Por dónde empezar? ¿ Es coherente lo que cuento?
¿Qué pensará mi familia cuando lo lea? ¿Le gustará al público? ¿Vale la pena escribir… si ya hay tanto escrito?
Estas dudas nos atajan y nos frenan. Son la armadura que cada escritor debe quitarse
para liberar las historias que bullen en su interior.

  1. Encuentra un sitio donde puedas estar unas tres horas en silencio y en soledad.
  2. Apaga el celular, olvídate del whatsup.
  3. Siéntate frente al ordenador y mira hacia tu interior. Pregúntate en verdad ¿qué quieres contar?
  4. Comienza a escribir, por donde sea. Vuelca todo lo que se te ocurra, sin ocuparte en esta primera instancia por corregir. Eso viene después.
  5. Sé osado y auténtico, no te avergüences. Cuenta tus pensamientos verdaderos, tus odios genuinos, tus fantasías insólitas. Recuerda que «escribirlo» está muy lejos de «hacerlo». Adelante… una historia es un embrión que va creciendo dentro nuestro hasta que empieza a patear y hay que dejarlo salir, aunque duela. 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *