Visitas: 92
1 0
Tiempo de lectura:49 Segundos

Por Sergio Labbán

Cada tanto, en forma obsesiva,

me acerco a ti para contemplar tus puertas desde afuera.

Pero cuando estoy llegando, mi estomago se tuerce

y desvío la mirada para evitar observarte.

Acelero el auto escapando bien lejos

sabiendo que me has visto a través de las murallas

y que seguirás ahí, esperando el momento.

Tomarás tu tiempo pues nada te urge.

Llegará el día en que todo se acabe

y no pueda evitar rendirme en tu patio.

Nos veremos de frente, sonreirás con gusto,

y me acogerás en un abrazo eterno.

Vaya donde vaya, haga lo que haga

tu tendrás la última palabra.

Y la arena del roto reloj se esparcirá hacia los cuatro vientos

para no tener que darle vuelta.

De a poco me iré desprendiendo de todos los secretos.

Perdonaré a quien tenga que ser perdonado

y besaré la frente a aquellos que estuvieron conmigo.

Y allí abajo, desnudo, donde sobran los silencios,

me cerrarás la puerta para siempre.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *