Visitas: 38
0 0
Tiempo de lectura:41 Segundos

Por Daniel Golan

En el boliche de Shlomo había un rejunte de gente de los sectores más dispares. Los más asiduos eran unos jubilados que mientras jugaban al shes-besh (backgamon) discutían acaloradamente como debía manejarse el gobierno.

De pronto, dos jóvenes montando un escúter se detuvieron frente al café. Desmontaron, desenfundaron sendas pistolas, e instintivamente todos  los presentes se tiraron al suelo.  Los atacantes, alcanzaron a hacer dos disparos.

Por debajo de la mesa de los jubilados, resonaron tres tiros y los dos agresores cayeron heridos al piso.

Fuera de los jubilados y de Shlomo, nadie supo lo que había sucedido.

Al investigar, la policía interrogó a los jugadores de shes-besh y ellos dijeron que no habían visto nada, así que los dejaron ir.   Después de todo… ¿que podían hacer esos viejos?

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *