Visitas: 10
0 0
Tiempo de lectura:36 Segundos

Por Daniel Golan

Los días grises llegaron demasiado pronto.

La lluvia no caía del cielo sino de mis ojos.

La tormenta dominaba mi espíritu y el sol en vano, luchaba contra la bruma que enturbiaba la visión y endurecía el alma.

Y ahí estabas tú que sin saberlo, eras la arquitecta de mi desquicio.

Y ahora que no estás, el sol me alumbra pero no doy sombra. Ya no hay lluvia ni borrasca, solo un suelo árido y agrietado.

Hasta que llegue el otoño bendito, ese que da vida, pinta los campos y llena mi espíritu con olor a tierra mojada, o que llegue demasiado tarde, la tierra ya muerta, vencida y mi alma despida el hedor de almendras amargas.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *