Visitas: 14
0 0
Tiempo de lectura:52 Segundos

Por Daniel Golan

El cubículo de la carcasa que habito está en la cúspide. Desde allí tengo

la mejor vista que puedo tener desde una altura de un metro y ochenta centímetros.

Allí paso dos tercios de mi tiempo consiente. Desde allí controlo todos los movimientos de las articulaciones de la carcasa.

Es en mi cubículo que todas mis fantasías se hacen reales, mi creatividad nace en él.

Amo este lugar, es donde te imagino antes de verte.

Es allí donde te siento, percibo la suavidad de tu piel, la claridad de tu voz cristalina, los latidos de tu corazón acoplándose a los míos, al tiempo que escucho el trinar de los pájaros a nuestro alrededor y veo las rosadas nubes del atardecer sobre la línea del cordón de montañas de la que otrora fuera llamada el «Paris» del medio oriente.

Este cubículo es mi habitáculo predilecto porque allí lo tengo todo, lo real y lo imaginario.

En este lugar te tengo a ti cuando estás conmigo y cuando ya has partido.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *