Visitas: 44
0 0
Tiempo de lectura:1 Minutos, 5 Segundos

Cuando niña, tenía fascinación por esas historias familiares que puedes escuchar
una y otra vez, que incluso las identificas con frases propias de la historia.

Mi abuela tuvo a su primogénito León, casi en paralelo a su cuñada Mirka,
que tuvo a Dora, y después de Dora tuvo a Anita.

Dos años más tarde mi abuela, nuevamente embarazada, recibe 
la fatídica noticia que su cunada Mirka, murió en un accidente de tránsito y sin dudarlo 
decidió junto a mi abuelo hacerse cargo de la crianza de sus sobrinas.

Lo que no sabia es que su embarazo era de mellizas y cuando nacieron,
mi abuela se vio «de la noche a la mañana con cinco niños».
 
Generalmente, los embarazos de mellizos son algo genético.
Cuando unos 70 años después me dijeron que estaba esperando mellizos me sorprendí,
pero muy dentro de mí desde pequeña, tuve ese presentimiento, que cuando fuese madre,
lo seria de mellizos, total, esa es la genética de la familia.

Lo que no presentí, es que mi segundo embarazo, cuando estaba buscando a la niña,
seria un embarazo de trillizos:  «de la noche a la mañana, me encontré con cinco niños».


 Solicita más relatos de Bertha: berthalinker@yahoo.com

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *