Visitas: 35
0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 15 Segundos

Por Bella Clara Ventura

Esa mañana entumecida en Bogotá, cuando aún duermen los perezosos y los rayos del sol todavía esconden su calor, mi marido me convocó a su oficina, mientras en otra contiguami hermana y Julia -una amiga en común- departíamos alegremente. La mujer nos hablaba de sus cuatro separaciones con cierta jocosidad.

-¡Sofía, Sofía!- se oyó gritar.

No solía ser el estilo de Roberto, habitado por una calma que le envidiaban. De inmediato, me levanté dejando a Julia en mitad de una de las separaciones narrada con gracia, sin omitir derroche de detalles.

-El pendejo me dejó por otra más bruta, más fea, más vieja y más pobre que yo- mencionó mientras reía. Y en mitad de su carcajada, me levanté para asistir al llamado. Hallé a Roberto bañado en llanto. Fui a abrazarlo, pero me detuvo bruscamente.

-No me toques. Siéntate- ordenó en medio del sollozo.

Obedecí y pregunté.

-¿Qué te ocurre, amor?

En otro ataque de gimoteo añadió:

-Tengo la maleta dentro del carro.

-¿Y por qué? ¿Adónde vas?- pregunté presa de ingenuidad.

-Te dejo con nuestros seis hijos, voy a buscar otro destino.

Al principio, ante lo grueso de la situación, me creí en un sueño o frente una puesta en escena de un filme.

-¿Y dónde irás?

-Aún no lo sé- mintió.

Como lo suelen hacer los hombres cuando no asumen su valentía sobre un cambio de vida o de relación.

-Bueno, si es así, se cumplió lo que nos prometimos 30 años atrás: que tú serías mío hasta el día que lo quisieras y yo tuya de la misma manera. No te preocupes, ahí tienes la puerta, dije con tranquilidad señalando el umbral.

Roberto, quien no se esperaba a dicha reacción, siguió en su llanto, como poseído por el diablo, aquel que se denomina “el demonio de medio día”.

Sofía jamás se hubiera esperado algo tan abrupto sobre todo sabiéndose en buena relación con su hombre, inclusive la noche anterior en la ópera ante la vista de una pareja de ancianos cogidos de la mano expresó: 

-Así quiero envejecer contigo, siempre de tu mano.

Roberto la había apretado contra su pecho en son de aprobación.

Horas después se marchaba dejando atrás una unión que ante los ojos del mundo, de sus propios hijos y de ellos mismos parecía de excepción, con vuelos de amor y de pasión. Al llegar a casa luego de la velada operática le había hecho el amor con la presencia de varias poses del Kama Sutra como solía hacerlo. Sellaba la unión con íntimas caricias de calibre amatorio digno de un Eros en exaltación.

Sorpresivo e inesperado el cambio. Rutas nuevas se ofrecían para ambos. Sofía, cargada de sabiduría como su nombre, ante el dolor supo cambiarlo en acción para sacar adelante a sus críos, henchidos de sufrimiento al ver al padre ausente. Más ella no anheló ensuciar la imagen de un padre que en abandono los había dejado.  Su actitud no correspondía a un real perdón, sino a la necesidad de no dañar a sus hijos, como tantas veces lo suelen hacer las mujeres víctimas de un engaño al llenar a sus retoños de odio hacia el padre para vengar el resentimiento, sin calcular que luego el sentimiento sembrado como el rencor o la rabia serán contra el mundo. Porque uno no puede dar sino de lo que tiene adentro. Actitud que le permitió a Sofía reinventarse y trabajar con mayor ahínco al priorizar la situación de sus hijos y no la de su pena, ciertamente guardada como una herida en el alma.  Recogió sus lágrimas y las de sus hijos. Con dificultad, pero con certeza los sacó adelante y logró vencer el revés con altura. Aprendió a transmutar el padecer por el hacer. Se permitió una ignota aurora en su vida al lado de otro hombre que la supo admirar y querer.

Acerca del Autor

Bella Clara Ventura

De padre sudafricano y madre mexicana, Bella Clara nació en el mes de las cometas en Bogotá-Colombia. Con sus poesías y novelas traducidas a diversos idiomas ha conquistado a críticos, escritores e intelectuales, mereciendo múltiples premios y reconocimientos por su carisma y su talento como escritora. Incluida en antologías y colaboradora de varios libros de cuentos ha participado en numerosos encuentros literarios en USA, Suecia, Francia, México, Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Ecuador, España, Puerto Rico, México, India, Hungría y Taiwán, entre otros. En 2008 fue elegida como una de las 50 mujeres más importantes de la cultura en Colombia, por la Universidad Santo Tomás de Bogotá. Recibe el Doctorado Honoris Causa de la World Academy of Culture and Arts (USA-2011). En el año 2019 obtuvo un premio por su poema sobre la compasión en Bhubaneswar– India y en diciembre 2021 es reconocida por el Comité Ejecutivo de Peace-Pax como su embajadora, por su obra literaria dedicada a la promoción de la paz en el mundo.Vive actualmente en Israel.
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *